Ingreso para la Infancia

Categorias: General, Justicia, Política, Sociedad Etiquetas: ,

Publicado en Clarín 21/08/2017

 

La Argentina no tiene el sistema de políticas sociales que merece, pero sí uno que se le parece. Las políticas sociales deberían efectuar una redistribución del ingreso, pero en su lugar son la copia de una estructura social caracterizada por la desigualdad. A pesar de ello las políticas sociales más importantes, aquellas que explican el 90% del gasto social del país, tienen el mérito de posibilitar un cierto universalismo en el acceso a sus beneficios.

El sistema previsional argentino es una manta llena de parches donde coexisten un sistema nacional y varios provinciales junto a regímenes especiales para miembros del Poder Judicial, fuerzas armadas y de seguridad, legisladores provinciales, profesores universitarios, maestros, colectiveros, investigadores científicos y taxistas. Pero por otro lado, poco a poco ha ido madurando la idea que tienen derecho al beneficio las personas mayores de cierta edad y no solo aquellos que en su vida activa trabajaron en el sector formal de la economía. Así, aunque solo la mitad de los trabajadores cotizan regularmente para financiar el sistema jubilatorio, un 95% de las personas mayores de 65 años tiene hoy un beneficio previsional. Y en el 5% faltante hay dos categorías: los muy pobres que ahora tienen la posibilidad de la recientemente creada pensión universal a la vejez y los muy ricos que no precisan de ella. De esta manera, prácticamente la totalidad de los mayores de nuestro país está en condiciones de contar con un ingreso.

Este universalismo desigual también tiñe a la educación y la salud donde prácticamente toda la población puede acceder a sus servicios: lo de mayores ingresos en el sector privado, los de ingresos medios en escuelas privadas subsidiadas y obras sociales y los mas pobres en el sector público.

Pero hay un área importante donde la desigualdad reina y el universalismo aun no llegó. Me refiero a la protección de la infancia. Aquí existen tres sistemas: asignaciones familiares (AF) para los trabajadores formales, Asignación Universal por Hijo (AUH) para los no formales y deducciones en el impuesto a la renta para los asalariados que pagan Ganancias. La cobertura conjunta de los dos primeros alcanzaba a comienzos de 2016 a la mitad de los chicos, un año después había trepado a dos tercios de los mismos. Sumando las asignaciones familiares que pagan las provincias a sus empleados públicos, podemos concluir que 3 de 4 niños argentinos son hoy beneficiarios. Pero ello también significa que la porción sin cobertura es aun significativa.

¿Que justifica esta estructura clasista para proteger a la infancia?: ¿“Que los formales contribuyen a financiarla y los informales no”?. Falso: el financiamiento de AF y AUH está a cargo del erario público y la deducción impositiva por hijo es una forma de desfinanciación de dicho erario.

¿No será hora de comenzar a avanzar en este campo hacia un sistema único donde no haya chicos de primera, de segunda y de tercera clase? Un niño es un niño y en condición de tal, quienes cuidan de él merecen una asignación que ayude a su desarrollo. Puedo aceptar que los sectores de mayores ingresos para los que esta asignación es irrelevante no tengan acceso a la misma pero no que haya condiciones para unos y no para otros. Si nos interesa ligar el beneficio a la asistencia escolar y el cuidado de la salud no lo exijamos solo a los informales sobre la presunción clasista de que a los pobres no les interesa la educación ni la salud de sus hijos.

Quizas, al mismo tiempo de avanzar para que la totalidad de los niños argentinos estén cubiertos, diseñar e implementar un mas igualitario sistema de ingresos para la niñez es quizás la tarea que tiene menos obstáculos. Lograr un sistema de salud, de educación o de previsión social mas igualitarios es una tarea que exige un esfuerzo titánico. Empecemos por lo mas sencillo: un sistema de ingreso universal e igualitario para niños es el tipo de políticas sociales que nos acercan a los países mas desarrollados y permiten alejarnos un poco de flagrante desigualdad de nuestros tiempos.

 

Recomendar

 

Compartir

Escrito por Aldo Isuani, el 22 de agosto de 2017

1 Comentarios

Comentarios
Ago 22, 2017
19:19
#1 Alicia Cobos :

Excelente nota.

Dejar un Comentario

Post Anterior
«
Post Siguiente
»

Blog desarrollado y gestionado con WordpressInicio | Perfil | Publicaciones | Contacto